Entradas

Feriado

El piso todavía está mojado después de la lluvia. Una lluvia que no se termina de secar. Una lluvia pesada, pegajosa y fría. Algo no está bien. El mundo no está bien cuando hace frío en diciembre. El cielo de a poco se va abriendo. Deja pasar una luz naranja, dorada. El sol aparece sólo para despedirse. El sol es nuestra diva.
Desde la ventana no se puede ver más que abajo. El cielo está prohibido, porque trae consigo ilusiones que no van a realizarse. Así que mira para abajo. Lo concreto del piso de cerámica. Lo real de la tierra y las plantas encerradas en macetas. ¿Por qué está mal encerrar a los animales en departamentos pequeñitos pero no a las plantas en macetas? Una pregunta ridícula, pero una pregunta al fin que le da vueltas en la cabeza y la distrae del presente. Tiene un cactus cerca de la ventana cuyas raíces intentan escapar. Buscan algo de tierra donde hundirse y crecer. No hay nada alrededor. Para el cactus la tierra es el cielo. Al menos en ese cielo no llovía.
Hace…

Friends from... hell

A todos mis amigxs a lxs que les recomiendo series: Pensaban ver la nueva serie Friends from college?


No voy a decir que estaba entusiasmada de verla pero sí me generó cierta expectativa leer que tenía lo mejor de Friends y de HIMYM. No recuerdo dónde lo leí pero desde ya les digo: mentira. De HIMYM sólo tiene a Cobie Smulders – a quien detesto con ganas porque podría ser increíble, pero no. De Friends, nada. Ni siquiera se parece al “grupo de amigos”, como todo el tiempo necesitan recordarnos que son. Si en Friends se trata del paso del fin de la adolescencia a una adultez más acabada, ésta es una regresión en donde en el momento en que todos los personajes se juntan dejan de ser adultos para ser un grupo de tarados que tratan de revivir (o continuar viviendo en) la estupidez de 20 años atrás. De nuevo, esto es algo que algunos personajes secundarios nos recuerdan, y es la única forma que se justifica ver cómo se termina de desarrollar: alguno de ellos se dará cuenta? Lo asumirán? De…

unos minutos atrás, en primera junta...

Caminaban adelante mío. Un poco lejos entre sí, no había una vibra que los uniera, creo. El gira su cabeza hacia atrás, me ve y sigue. Su camperota se aleja un poco más despacio, se ondea menos. Se da vuelta ella y ya no camina tan rápido. Odio los jeans con cierres en los bolsillos, pienso primero. Veo que se separan, él al cordón, ella hacia la negra entrada del Mariano Moreno. Me van a afanar, pienso después. Mi paso se hizo más lento, tal como su paso se fue desacelerando. Me estaban esperando, me miraban de vez en cuando, anticipándose al momento. Esto ya me pasó. Freno. Nadie en la vereda.Con el “no de nuevo” en la cabeza doy media vuelta hacia la esquina anterior. Quiero cruzar la avenida, de la otra mano hay gente. Paro. Tal vez sea paranoia, me digo. Miro hacia adelante y ahí están, agazapados. Vuelvo a pensar en la esquina cuando veo a otro chico con cara de “otro próximo predecible” y creo que si camino detrás de él no me va a pasar nada. Puedo verlos babear desde donde est…

un poco de amor cortés

Salí de clase hoy con esa sensación de vacío que llevo adentro hace algún tiempo. Como si de pronto no tuviera pulmones y no pudiera respirar. O como si en lugar de un estómago hubiera un tubito por donde todo pasa y nada queda. No es mala la imagen, así soy yo: un agujerito. Llegada a una cierta edad, que no es tanta tampoco, che!, tengo ganas de estar en pareja. Será culpa del maldito reloj biológico, avisándome que se acabó la joda; será que crecí; o tal vez sea sólo un capricho de sábado a la noche lluvioso. ¿Qué quiero? Un amor medieval: alguien que me persiga un poco, que enloquezca al verme y desespere cuando no, alguien que venga a casa para que le cocine. ¿Cursi? Claro. ¿Quién les dijo que yo no lo era? Nada de Susanita, nada de matrimonio. Pero quiero cocinar y que me digan “mmm qué rico, quiero más” y después cenemos.
¿Cómo llenar el vacío?La teoría de una amiga propone dos opciones:* chicos más chicos. Bien, me copan. Más energía y menos pasado, por lo tanto menos historias…

perdón por la demora

no quiero fans ni seguidoresno quiero preocuparme por si me leyeron o no, o qué entendieron o qué les parecióquiero que fluyalástima que no se usan más las plumaslástima que me da tanta paja escribirtratar de llevar una vida normalo tratar de llevar una vida, con eso ya tengo bastanteuna ciclotimia infinita: de la cabeza al corazón al estómago al intestino al baño a la cocina a la heladera a la boca a la cabeza al corazón al estómago al intestino al baño a la cocina a la heladera a la boca…otra ciclotimia infinita: te quiero, me importás, no estás sola, hoy no puedo, hoy no quiero, hoy sólo yo, hoy otra pero te quiero, me importás, no estás sola, hoy no puedo, hoy no quiero, hoy sólo yo, hoy otra pero…y la tercera, porque todo viene de a tres: tres alarmas de despertador; de casa al trabajo del trabajo a la facu de la facu a casa, y tres personas olvidables, tres personas entrañables, tres personas olvidadas y, además, tres pedazos de corazón enterrados en Flores, no sé muy bien por d…

trapito IV

La noticia más triste
o
de por qué es bueno (para otros) que sigamos solteras (o, mejor dicho, solas)

Las tías solteras son cada vez más valoradas para colaborar en la crianza de los chicos

primeros días del año

me pasa que sueño frases geniales y me da paja levantarme a buscar la birome para anotarlas.
también me pasa que cuando tengo la birome a mano sufro de insomnio y termino mandando mails larguísimos a personas de mi pasado cuya respuesta es peor que su silencio.
me pasa que voy haciendo una lista de cosas para bajar y nunca estoy en casa.
también me pasa que si estoy mucho tiempo al pedo, cuelgo y no hago nada. ni abrir el emule.

dos ideas locas se me cruzaron por la cabeza
me distraje
me olvidé

un día de estos voy a encontrar qué escribir