un poco de amor cortés

Salí de clase hoy con esa sensación de vacío que llevo adentro hace algún tiempo. Como si de pronto no tuviera pulmones y no pudiera respirar. O como si en lugar de un estómago hubiera un tubito por donde todo pasa y nada queda. No es mala la imagen, así soy yo: un agujerito.

Llegada a una cierta edad, que no es tanta tampoco, che!, tengo ganas de estar en pareja. Será culpa del maldito reloj biológico, avisándome que se acabó la joda; será que crecí; o tal vez sea sólo un capricho de sábado a la noche lluvioso. ¿Qué quiero? Un amor medieval: alguien que me persiga un poco, que enloquezca al verme y desespere cuando no, alguien que venga a casa para que le cocine. ¿Cursi? Claro. ¿Quién les dijo que yo no lo era? Nada de Susanita, nada de matrimonio. Pero quiero cocinar y que me digan “mmm qué rico, quiero más” y después cenemos.

¿Cómo llenar el vacío?

La teoría de una amiga propone dos opciones:

* chicos más chicos. Bien, me copan. Más energía y menos pasado, por lo tanto menos historias y más tiempo en la cama. Lo problemático del asunto es que yo quiero un asunto y ellos suelen querer un fin de semana, como mucho. Supongamos que me busco uno… dónde? En la facultad sólo me rodean imberbes de apenas 21 añitos que no saben ni lavarse el calzón: yo no quiero ser civilizadora de hombres. Si vienen a medio cocer no me molesta, pero ¿tener que arremangarme y educarlo? no. Otra fuente de juventud es el grupo de importados que me encuentro todos los días en el trabajo. Pero, donde se come no se caga y hay una razón para que así sea; no me interesa mandarme un moco por un momento de lujuria y perder el lugar donde me empiezo a encauzar hacia lo mío, donde soy yo y yo soy mucho más que un agujerito.

* los ex. Más allá de los innombrables, mis tres ex importantes están todos viviendo con sus parejas. El horror. Lo loco es que yo fui la anterior, o casi, para los tres. Detallo: cuando mi noviecito del secundario empezó a salir con su actual mujer (no voy a dar nombres, para qué) tuvimos vaaarios encuentros cercanos en la parte de atrás del kiosco donde trabajaba. Sexo trash. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos, los colchones en el piso no dan y taza taza, cada uno a su casa. Después vino mi gran amor de pendeja. Fueron cuatro años de arrumacos en la calle; hasta nos robaron una vez por andar toqueteándonos en el zaguán de un edificio… Hoy -luego de una semana fatal de 45 horas de oficina, más la corrección del libro, más las cuatro clases de la facultad, tres horas de sueño y una exposición sobre El caballero Zifar- me lo encuentro en la facu. Está igual. Divino. Y yo, un escracho. Imagínenme en la situación: sin dormir, pelo pos lluvia y el corazón desecho. Impresentable. ¿Y qué me cuenta? Que los suegros les prestaron plata para comprarse un depto con su actual pareja. ¿Qué tal, eh? Y todo antes del mediodía… El tercero es más patético aún. Voy a limitarme a decir que después de dos años y medio de entrega absoluta en cuerpo y alma eso no sirvió más que para que dejara a su novia… y se fuera con otra! Ahora viven en la costa, en una casita propia, negocio propio, dos perros y en cualquier momento un hijo (y otra amante, me la juego).

Frente a la imposibilidad de seguir abrazando a un de peluche antes de ir a dormir, frente a la falta de coraje para tomar medidas drásticas –como hacerme torta, contra el piso o contra otra-; ¿qué hacer? Salir a encarar. Claro, pero resulta que eso asusta a los muchachos. O les da la idea de que soy fácil sólo porque tengo los ovarios bien puestos y sé lo que quiero, entonces pierdo valor de mercado: nadie quiere una chica así.


Insisto, ¿qué hacer? Yo la respuesta se las debo. Mientras tanto, me estoy mandando un salamín con queso, que de tan pesado me da la sensación de estar llena, al menos por un rato.

Comentarios

Fran ha dicho que…
ja!


ese chabón va a llegar. la próxima poné la foto del salamín con queso, quizás ayuda.
Bambina ha dicho que…
ajajaja
en el fondo sos un tierno, fran!
>> rhodes >> ha dicho que…
jajaja torta contra el piso o contra otra... !!!!

No hay nada mejor que buscar algo. Siempre buscamos algo. Lo único que puedo decirte es que como fran, esa persona llegará a tu vida.

Y que la vida está afuera, en el trabajo, en la facu, en la calle, en los grupos de amigos, en el teatro, en el cine, en los fines de semana largos jajaja.

Se te lee completa y bastante feliz.

Entradas populares de este blog

primeros días del año

unos minutos atrás, en primera junta...